jueves, 25 de agosto de 2016

Gigantes en la tierra

25 agosto 2016

🌺☀ ️Gigantes en la tierra ☀️🌺
david h. roper

Números 13:25–14:9
… más podremos nosotros que ellos (Números 13:30).
Después de acampar durante dos años al pie del monte Sinaí, los israelitas estaban a punto de entrar en Canaán, la tierra que Dios había prometido darles. El Señor les dijo que enviaran doce espías para reconocer la tierra y a sus habitantes. Al volver, diez de ellos dijeron que no podrían entrar, pero dos afirmaron que podían.

¿Qué los diferenciaba?

Diez compararon a los gigantes con ellos mismos, pero Josué y Caleb los compararon con Dios, quien era mucho más grande que aquellos gigantes. Dijeron: «con nosotros está el Señor; no los temáis» (Números 14:9).

La incredulidad impide que superemos las dificultades. Hace que nos preocupemos, que no pensemos en otra cosa y que lamentemos carecer humanamente de recursos para vencerlas.

En cambio, la fe, aunque nunca minimiza los peligros y las dificultades, deja de enfocarse en esas cosas, mira a Dios, y cuenta con su presencia invisible y su poder.

¿Cuáles son tus «gigantes»? ¿Un hábito imposible de dejar? ¿Una tentación irresistible? ¿Un matrimonio difícil? ¿Un familiar adicto?

No miremos las dificultades, sino, con fe, enfoquémonos en la grandeza del Dios siempre presente y todopoderoso.

Señor, cuando los «gigantes» de mi vida comiencen a abrumarme y atemorizarme, ayúdame a confiar en ti.


jueves, 18 de agosto de 2016

Con la frente en alto

#devocional

18 ago 2016
🌻 Con la frente en alto 🌻

Marion Stroud

2 Reyes 6:8-17
… Te ruego, oh Señor, que abras sus ojos para que vea… (v. 17).

Emilio vivía en la calle. Pasaba todo el año mirando el pavimento, mientras iba de un lado al otro de la ciudad. Por temor a que lo reconocieran, tenía vergüenza de mirar a los ojos a los demás, ya que no siempre había vivido sin un techo. No solo eso, también estaba todo el tiempo buscando en el suelo alguna moneda o medio cigarrillo. Mirar hacia abajo se volvió un hábito que le encorvó la columna vertebral, al punto de quedar fija y hacer que le resultara difícil enderezarse.

El siervo del profeta Eliseo también miró en la dirección equivocada y se aterrorizó ante el enorme ejército que el rey de Siria había enviado para capturar a su amo (2 Reyes 6:15). Sin embargo, Eliseo sabía que su criado estaba viendo solamente el peligro y el tamaño del enemigo. Necesitaba que se le abrieran los ojos para ver la protección divina que los rodeaba, la cual era mucho mayor que cualquier cosa que el rey sirio enviara contra Eliseo (v. 17).

Cuando la vida se hace difícil y nos sentimos presionados, es fácil ver solamente problemas. No obstante, el escritor de Hebreos sugiere una perspectiva mejor: nos recuerda que Jesús atravesó sufrimientos inimaginables por nosotros y que, si fijamos nuestros ojos en Él (12:2), nos dará su fortaleza.

💕Señor, ayúdame a ver tu plan perfecto para mi vida.💕


sábado, 13 de agosto de 2016

Antes que clamen...

💚 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído." Isaías 65:24. 💚

¡Qué obra tan veloz! El Señor nos oye antes de que llamemos; y con frecuencia responde con la misma prontitud. Previendo nuestras necesidades, y nuestras oraciones, arregla la providencia de tal manera que antes de que surja realmente la necesidad, Él la satisface, y antes de que la tribulación asedie, Él nos arma contra ella.

Esta es la prontitud de la omnisciencia, y a menudo la hemos visto ejercitada. Antes de que soñáramos con la aflicción que venía, ya había llegado la poderosa consolación que había de sustentarnos a lo largo de ella. ¡Contamos con un Dios que responde las oraciones! 

La segunda cláusula nos sugiere el teléfono. Aunque Dios esté en el cielo y nosotros en la tierra, Él hace que nuestra palabra, al igual que Su propia palabra, viaje muy velozmente. Cuando oramos correctamente, hablamos al oído de Dios. Nuestro agraciado Mediador presenta nuestras peticiones de inmediato, y el grandioso Padre las oye y les sonríe.

¡Qué grandioso es orar! ¿Quién no se entregaría de lleno a la oración, sabiendo que el Rey de reyes le oye? Hoy voy a orar con fe, no solamente creyendo que seré oído, sino que soy oído; no solamente sabiendo que Él me responderá, sino que ya tengo la respuesta.
🙏 ¡Santo Espíritu, ayúdame en esto!

La Chequera del Banco de la Fe.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...